Spanish‎ > ‎

Anatomía básica del corazón humano

El corazón de los mamíferos ha evolucionado para desarrollar su función única y crucial de expulsar y recolectar sangre hacia y desde el sistema circulatorio, respectivamente. 

Estas son las características anatómicas básicas que permiten que esto ocurra.

1) Las cuatro cámaras del corazón

2) Las cuatro válvulas cardíacas

3) Las cuatro capas de tejido cardíaco

4) Los grandes vasos del corazón

5) Los marcapasos cardiacos naturales y el sistema de conducción del corazón


1) Las cuatro cámaras del corazón

El corazón está dividido en cuatro cámaras. Las cámaras superiores se denominan aurículas, y el septo interauricular constituye la división entre ellas. Las cámaras inferiores se denominan ventrículos y se dividen por el septo interventricular.

Aurícula izquierda. La cámara superior izquierda del corazón. La aurícula izquierda recibe sangre oxigenada de los pulmones y la bombea hacia el ventrículo izquierdo que la bombea hacia el cuerpo.

Aurícula derecha. The right upper chamber of the heart. The right atrium receives deoxygenated blood from the body through the vena cava and pumps it into the right ventricle which then sends it to the lungs to be oxygenated.

Ventrículo izquierdo. La cámara inferior izquierda del corazón recibe la sangre de la aurícula izquierda y la bombea a alta presión a través de la aorta hacia el cuerpo.

Ventrículo derecho. La cámara derecha inferior del corazón recibe la sangre desoxigenada de la aurícula derecha y la bombea a baja presión hacia los pulmones a través de la arteria pulmonar.




2) Las cuatro válvulas cardíacas

Las válvulas cardíacas permiten que la sangre fluya en una sola dirección a través del corazón, abriéndose y cerrándose en respuesta a la presión arterial diferencial a cada lado. Hay dos tipos de válvulas en el corazón. Las válvulas semilunares impiden el retorno del flujo sanguíneo de las arterias a los ventrículos. Las válvulas atrioventriculares regulan el flujo sanguíneo entre las aurículas y los ventrículos.

Válvula aórtica. Una de las válvulas semilunares, esta válvula está situada a la salida del ventrículo izquierdo del corazón donde comienza la aorta. La válvula aórtica permite que la sangre del ventrículo izquierdo sea expulsada hacia la aorta pero evita que la sangre regrese al corazón después de alcanzar la aorta.

Válvula pulmonar. Una de las válvulas semilunares, situada entre el ventrículo derecho y la arteria pulmonar. Funciona de manera similar a una válvula unidireccional. La válvula pulmonar permite que la sangre del ventrículo derecho sea expulsada hacia la arteria pulmonar, pero evita que la sangre vuelva al corazón después de que se encuentre en la arteria pulmonar.

La válvula mitral. También conocida como válvula bicúspide, es una de las válvulas atrioventriculares. Es una válvula de doble aleta en que se encuentra entre la aurícula izquierda y el ventrículo izquierdo. La válvula mitral se abre para permitir el paso de la sangre de la aurícula izquierda, y se cierra cuando el ventrículo izquierdo está lleno de sangre, para evitar el reflujo.

Válvula tricúspide. Una de las válvulas atrioventriculares. Ubicada entre la aurícula derecha y el ventrículo derecho, asegura el flujo de sangre de la aurícula derecha hacia el ventrículo derecho e impide el retorno.


3) Las cuatro capas de tejido cardíaco

El tejido cardíaco está formado por múltiples capas. Tres de las capas constituyen el tejido del corazón propiamente dicho. Una capa adicional, el pericardio, crea el saco pericárdico que envuelve al órgano.

Endocardio. La capa más interna de tejido que recubre las cámaras del corazón. Sus células son similares a las células endoteliales que recubren los vasos sanguíneos. El endocardio también proporciona protección a las válvulas y cámaras cardíacas.

Miocardio. El miocardio es la capa muscular del corazón, entre el epicardio y el endocardio. El miocardio es responsable de la acción de bombeo del corazón, para lo cual primeramente se contrae y expulsa la sangre fuera del corazón y luego se relaja y se vuelve a llenar con el retorno de la sangre. El miocardio se compone de cardiomiocitos, que son células musculares estriadas con miofibrillas. Otras células - como los fibroblastos cardíacos- y tejido conectivo (matriz extracelular) contribuyen a la estructura miocárdica. Las miofibrillas, compuestas de numerosos miofilamentos, son haces visibles que discurren paralelos al eje longitudinal de las células y proporcionan la capacidad contráctil a estas células.

Epicardio. Cuando la capa visceral externa entra en contacto con el corazón se conoce como epicardio. El epicardio es la capa inmediatamente exterior del miocardio. El epicardio está constituido en gran medida de tejido conectivo y funciona como una capa protectora. 

Pericardio. El pericardio es un saco de doble pared que contiene el corazón y las raíces de los grandes vasos. El saco pericárdico tiene dos capas, una capa serosa y una capa fibrosa. El pericardio seroso se divide a su vez en dos capas, el pericardio parietal, que se funde e inseparable del pericardio fibroso, y el pericardio visceral, que forma parte del epicardio. El pericardio encierra la cavidad pericárdica que contiene líquido pericárdico. El pericardio fija el corazón al mediastino, da protección contra infecciones, y proporciona lubricación al corazón.



4) Los grandes vasos del corazón

Dos conjuntos de venas y dos arterias son las vías de entrada y salida de sangre que sirven al corazón. Además, la circulación coronaria asegura que el propio corazón sea irrigado.

Aorta. La aorta es la arteria principal del cuerpo humano. Tiene su origen en el ventrículo izquierdo del corazón y que se extiende hasta el abdomen, donde se divide en las arterias ilíacas comunes. La aorta distribuye sangre oxigenada a todas las partes del cuerpo a través de la circulación sistémica.

Arteria pulmonar. La arteria pulmonar transporta sangre desde el corazón hasta los pulmones. Mientras que la mayoría de las arterias principales se ramifican de la aorta, la arteria pulmonar principal se extiende desde el ventrículo derecho del corazón y se ramifica en las arterias pulmonares izquierda y derecha. Las arterias pulmonares izquierda y derecha se extienden hacia los pulmones izquierdo y derecho, respectivamente. Las arterias pulmonares son únicas en que, a diferencia de la mayoría de las arterias que transportan sangre oxigenada a otras partes del cuerpo, estas transportan sangre desoxigenada a los pulmones.

Venas pulmonares. Las venas pulmonares son responsables de transportar la sangre oxigenada de los pulmones hacia la aurícula izquierda del corazón. Esto diferencia las venas pulmonares de otras venas en el cuerpo, que se utilizan para transportar la sangre desoxigenada del resto del cuerpo de nuevo al corazón. Los humanos tienen cuatro venas pulmonares en total, dos de cada pulmón. Existen dos venas pulmonares derechas (superior e inferior) y dos izquierdas (superior e inferior).

Venae cavae. Las venas cava devuelven la sangre desoxigenada del cuerpo a la aurícula derecha del corazón. La vena cava inferior transcurre paralela a la aorta abdominal con sangre de la parte inferior del cuerpo. Es la vena más grande del cuerpo humano. La vena cava superior está por encima del corazón, y se forma a partir de una convergencia de las venas braquiocefálicas izquierda y derecha, que contienen sangre de la cabeza y los brazos.

Circulación coronaria. La circulación coronaria es la circulación de la sangre en los vasos sanguíneos del miocardio. Las arterias coronarias suministran sangre al músculo cardíaco. Incluyen la arteria coronaria izquierda, que se divide en la arteria descendente anterior izquierda y la arteria circunfleja; la arteria coronaria derecha, que se ramifica en la arteria descendente posterior derecha y en la arteria marginal aguda; y ramas más pequeñas de las arterias coronarias que incluyen la marginal obtusa, la perforante septal y las diagonales. Los vasos que drenan la sangre desoxigenada del músculo cardíaco se conocen como venas cardíacas. Estos incluyen la gran vena cardiaca, la vena cardiaca media, la vena cardiaca menor y las venas cardíacas anteriores.



5) Los marcapasos cardiacos naturales y el sistema de conducción del corazón

La contracción del músculo cardíaco se inicia por impulsos eléctricos conocidos como potenciales de acción. La velocidad a la que estos impulsos se disparan controla el ritmo de contracción cardíaca (es decir, la frecuencia cardíaca). Las células que crean estos impulsos rítmicos, estableciendo el ritmo para el bombeo de sangre, se llaman células de marcapasos, y controlan directamente la frecuencia cardíaca. Constituyen el marcapasos natural del corazón.

Nódulo sino-auricular (nódulo SA). También conocido como el nodo sinusal, se compone de un grupo de células que se encuentran en la parte superior de la pared de la aurícula derecha. Los impulsos eléctricos se generan allí, y se mueven de célula a célula hacia abajo a través del corazón hasta que alcanzan el nodo atrioventricular.

Nódulo atrioventricular (nódulo AV). El nódulo AV sirve como una puerta de contención que retrasa la corriente eléctrica antes de que se permita que la señal pase a través de los ventrículos. Este retraso asegura que las aurículas tengan la oportunidad de contraerse completamente antes de estimular la contracción de los ventrículos.

Haz de His. También conocido como fascículo atriovetricular, conduce los impulsos eléctricos que regulan los latidos del corazón, desde el nódulo atrioventricular en la aurícula derecha hasta el tabique interventricular y luego hacia los ventrículos izquierdo y derecho. El haz de His comienza en el nódulo AV situado en el tabique interauricular inferior y pasa al subendocardio a través del trígono fibroso derecho hasta el septo interventricular, después de lo cual se divide en las ramas derecha e izquierda que pasan a lo largo de ambos lados del tabique ramificándose a las paredes de los ventrículos. La rama del haz izquierdo se divide en los fascículos izquierdo anterior y posterior izquierdo. Estos haces y fascículos dan lugar a finos filamentos conocidos como fibras de Purkinje.

Haz de Bachmann. El haz de Bachmann, también conocido como el fascículo interauricular, es fácilmente identificable como un haz muscular compuesto de hilos paralelos de miocardio alineados que conectan las paredes de la aurícula derecha e izquierda y se considera que es la vía principal de la conducción interauricular. El haz de Bachmann es, durante el ritmo sinusal normal, el camino preferencial para la activación eléctrica de la aurícula izquierda. Por lo tanto, se considera que es parte del "sistema de conducción auricular" del corazón.

Fibras de Purkinje. También conocidas como ramas subendocárdicas y rami subendocardiales, las fibras de Purkinje se localizan debajo del endocardio. Se forman de fibras cardiacas modificadas compuestas de células de Purkinje, que se disponen como una red entrelazada en el tejido subendocárdico y que constituyen las ramificaciones terminales del sistema conductor del corazón. El término se utiliza a veces vagamente para denotar el sistema entero de fibras conductoras.




 


Comments